La vieja fábrica del Blanqueo

Hola a todos.

Por fin anoche, en compañía de buenos amigos, salimos de nocturnas!!!!!!

Escondida entre la maleza y a la intensísima luz de la luna, nos esperaba la vieja fábrica del Blanqueo, una antigua fábrica de papel de la que apenas quedan en pie un par de chimeneas y algunos muros. Esta es una de las tres fábricas que fundó Fernando Wilhelmi, empresario e ingeniero alemán, tras contemplar cómo la que poseía en Alemania era devorada por las llamas.

Espero que os guste ;).

Datos de la toma: 179 seg, f/4, ISO 400, 17 mm
Datos de la toma: 179 seg, f/4, ISO 400, 17 mm

Pájaros en la cabeza

Hola a todos!!!

Cuando miro hacia atrás, hablando en términos fotográficos, es raro que me guste alguna foto que tenga ya cierto tiempo, siempre veo fallos, no he sabido transmitir lo que quería, la luz no es la adecuada, el encuadre mejorable, en fin, montones de cosas….

He hablado con mucha gente a la que le pasa lo mismo, supongo que es un proceso natural, parte de una evolución y madurez fotográfica.

Pero esta foto siempre me ha gustado, a pesar de tener ya 6 años. La miro y me veo corriendo colina arriba, y cuando llego a la delgadísima línea que separa lo terrenal de lo celestial, ya casi sin aliento, salto con todas mis fuerzas, mi cuerpo se vuelve ingrávido, y alcanzo las nubes, y en ese remanso de paz me quedo un rato, observando desde arriba, sin ser vista, el mundo en miniatura. Lo se, he visto muuuchas películas, jejejejejejejeje, pero qué fantástico sería poder hacer eso!!!.

Supongo que todos soñamos despiertos, ese instante en que cuerpo y mente se desligan, el mundo real desaparece, y por un instante vivimos un sueño, un maravilloso sueño.

He llamado a la foto “Pájaros en la cabeza” porque es el título de una canción de Ismael Serrano, al que recurro mucho porque me encanta, ya lo sabéis, y se titula precisamente así. No os la perdáis. Os dejo un trocito, y si la queréis escuchar podéis hacerlo aquí , además es una versión con Pedro Guerra. Espero que os guste ;).

“Él sonreía sin dejar
de mirar por la ventana,
soñando mundos mejores,
lluvias que caían sobre parejas que se amaban,
claveles en los fusiles,
barcos que sueltan amarras,
luces de faros, besos de mujeres que nunca,
nunca le miraban.”

Estrella Davias Morales